Instalaciones del nivel Inicial

Introducción

 

   La educación de la primera infancia puede ser una herramienta clave de la integración y la inclusión social. Incluir y reconocer son dos de las finalidades claves de la educación formal temprana. La escuela (y particularmente el Jardín) es el primer espacio público con el cual interactúan niños y niñas. Al ingresar en el sistema educativo, los niños construyen, de manera implícita o explícita, un sistema de expectativas recíprocas; tratan de establecer qué pueden esperar de la escuela y qué espera la escuela de ellos. Se trata de un “contrato” entre dos partes que necesita ser expresado y revisado periódicamente.

   La escuela tiene una función específica, para la cual fue pensada y creada: socializar por vía del conocimiento. Enseñar en la Educación Inicial significa poner a disposición un legado cultural que incluya todas las experiencias formativas que no provee el medio social habitual de cada niño. También significa reconocer al otro como sujeto capaz de aprender, de pensar, de dialogar y de producir. Ello no viene dado. No entra con la llegada de cada niño al Jardín. Es necesario advertirlo y favorecerlo.

 

Propósitos

 

En relación con los alumnos

 

-          Asegurar el respeto de los derechos de todos los niños establecidos en las Leyes de protección del niño, nacional y provinciales.

-          Generar vínculos de afecto y confianza que les brinden seguridad en sus capacidades y deseos de aprender.

-          Asegurar la enseñanza de conocimientos socialmente significativos que amplíen y profundicen

-          Sus experiencias sociales extraescolares, fomentando nuevos aprendizajes.

-          Favorecer el desarrollo de sus capacidades de comunicación y expresión a través de diferentes lenguajes verbales y no verbales.

-          Promover la integración grupal y la articulación de las diferencias personales en el desarrollo de tareas de aprendizaje, en el juego y en la convivencia cotidiana.

-          Integrar en la tarea educativa “sus tradiciones culturales, sus historias personales, sus estilos de vida y sus inclinaciones particulares, en el marco de la igualdad de derechos y posibilidades”.

-          Favorecer el desarrollo de la propia identidad y su pertenencia a la comunidad local, provincial y nacional.

-          Promocionar el cuidado preventivo de la salud y realizar orientaciones y derivaciones hacia otros organismos del sistema educativo, en caso de ser necesario.

-          Promover actitudes de solidaridad, cuidado de sí mismos y de los otro, disposición al diálogo y a la resolución cooperativa de los problemas comunes.

 

En relación con la comunidad y los grupos familiares

 

-          Integrar en la tarea educativa a los adultos responsables de cada niño, propiciando una comunicación fluida, diálogos constructivos y respeto mutuo en la búsqueda de criterios compartidos para la crianza de los niños y la tarea escolar.

-          Fundamentar argumentativamente las decisiones institucionales que favorecen la trayectoria formativa de los niños y las niñas.

Estrechar vínculos con toda la comunidad, incluyendo a los grupos familiares, los exalumnos y otras instituciones públicas, a través de espacios reales de participación y articulación de acciones, en función de los propósitos formativos del Nivel.